Pueblo MEDIEVAL en PRIMAVERA.

La primavera besaba suavemente la arboleda, y el verde nuevo brotaba como una verde humareda.

Con este fragmento de un poema de Antonio Machado queremos dar la bienvenida a la primavera, y además, nos sirve de introducción para enseñaros como ha llegado este año la primavera a nuestro pueblo medieval.

Porque con ella, no solo ha florecido el campo…

Sino que también han llegado pequeños habitantes a los alrededores de las murallas de nuestro pueblo, como estos ciervos que pasean por el pequeño bosquecillo que hay junto a ellas.

También nos encontramos a una familia de cabras que viven en los riscos que hay detrás de la iglesia.

Si nos acercamos a la puerta de entrada, nos encontramos con un pastor que ha sacado a pasear a sus ovejas.

Y en el rio hay unos patos que nadan tranquilamente, ajenos al ajetreo del pueblo.

Atravesamos el portón de entrada con el permiso del centinela…

Y nos adentramos en el pueblo, hoy hay mercado.

Pero cuidado, no piséis a las gallinas que pasean por él.

En la cuadra veo más caballos, y también hay unas cuantas vacas cerca del claustro del monasterio.

Y ya que estamos aquí, veamos el claustro por dentro.

También hay algunas palomas revoloteando alrededor de una de las viviendas…

En fin, el pueblo está lleno de vida y bullicio por todos los rincones.

Y eso también se nota en el campanario de la iglesia, donde las cigüeñas crían a sus polluelos.

Feliz Primavera.

Gracias, y si te gusta lo que ves, no olvides compartirlo.

1 comentario en “Pueblo MEDIEVAL en PRIMAVERA.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.