MALTA

Hoy nos vamos a dar un breve, pero intenso, paseo por MALTA, país al que no nos importaría volver ya que nos sorprendió gratamente, tanto por la monumentalidad de su capital como por el colorido y la belleza de sus paisajes.

Nada más desembarcar te llama la atención las puertas de colores de las diferentes tiendas y almacenes.

Y estos colores te los vas encontrando también en las ventanas de muchos edificios de la ciudad.

Nos adentramos en el casco histórico de la Valeta, y además de la monumentalidad de sus edificios…

Nos llamó la atención la cantidad de callejuelas estrechas que tiene, y que están muy limpias y cuidadas.

También tienen muy cuidados los jardines, donde las palomas revolotean entre multitud de turistas.

Visitamos la concatedral de San Juan, que es de estilo barroco, muy, muy barroco, ya que los caballeros de la Orden de Malta donaban grandes sumas de dinero para decorar esta iglesia, por lo que no queda ni un hueco sin decoración.

Eso sí, actualmente la cuidan y restauran con mucho mimo y esmero.

Y he dejado para el final el imponente puerto, que algunos conoceréis por una famosa serie, pero que verlo en directo te deja con la boca abierta.

Su belleza y monumentalidad impresiona.

Pero ya toca despedirnos y volver a casa.

Gracias, y hasta el próximo viaje.

1 comentario en “MALTA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.