FLORENCIA.

Visitar FLORENCIA siempre fue uno de nuestros sueños viajeros, y en 2019 pudimos hacerlo realidad, y aunque fue una pequeña escapada que nos supo a poco, lo disfrutamos muchísimo.

El día que llegamos allí estaba algo nublado y amenazaba lluvia como podéis ver en la foto de cabecera y en estas otras dos.

Pero eso no nos impidió dar un paseo por la ciudad, y disfrutar de sus esculturas, que están repartidas por distintos lugares.

Y por supuesto, admira sus joyas arquitectónicas. Para mí fue tan emocionante ver la Piazza del Duomo, con el Baptisterio y la Catedral, que, aunque en ese momento nos estaba lloviendo a cantaros, yo me sentía feliz, la belleza del lugar supero con creces a la incomodidad del tiempo.

Por la tarde se despejó, y pudimos hacer algunas fotos con un cielo más azul.

Y pasear por sus calles con más tranquilidad que por la mañana.

Para seguir descubriendo tesoros escultóricos.

Obras de ingeniería que perduran en el tiempo.

La belleza y monumentalidad de Florencia impresiona y sobrecoge, mires donde mires descubres algo que te llama la atención.

En fin, con nubes o sin ellas merece la pena visitar esta preciosa ciudad.

Gracias, y hasta el próximo viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.