BELÉN 2020

Este año, mientras vemos unas fotos panorámicas de nuestro Belén, os vamos a contar algunas de sus peculiaridades, porque nuestro Belén, precisamente por ser nuestro, tiene peculiaridades.

Los que nos seguís, ya sabéis que de vez en cuando nuestro Belén viaja por nuestra casa, y este año, por culpa del teletrabajo, hemos tenido que volver a cambiar su ubicación. El espacio que ocupa esta navidad es más pequeño que el que ocupaba en estos últimos años, pero hay que adaptarse a las circunstancias.

Lógicamente es un Belén familiar, hay muchas piezas que herede de mis padres, por lo que algunas figuras, casas, o árboles, están algo viejas o desgastadas, pero seguimos poniéndolas todos los años, no puedo evitar acordarme de ellos cuando las tengo entre mis manos, y por esa razón creo que siempre van a formar parte de nuestro Belén.

El tamaño de nuestras figuras oscila entre los 7 y los 10 cm, más o menos, excepto las figuras del portal que son algo más grandes, os preguntareis porque, la respuesta es sencilla, cuando mi padre montaba el Belén, allá por los años 60 del siglo pasado, lo ponía en un lugar amplio y colocaba las figuras más grandes, el portal, en primer plano, y las más pequeñas más alejadas para conseguir una buena perspectiva, además, al poner en primer plano el portal realzaba su importancia en la escenografía.

Nosotros, contamos con bastante menos espacio y tenemos que distribuir las figuras adaptándonos a él, por lo que para esta diferencia de tamaños, nos vamos a quedar con la explicación de que en el mundo hay gente alta, baja y mediana, e intentamos conseguir la perspectiva jugando con las alturas del entorno.

En nuestro Belén, el pueblo y sus alrededores no son muy ortodoxos con la época histórica, nosotros montamos un Belén algo andaluz.

Como habéis visto en las fotos panorámicas, solemos poner montañas nevadas, Granada esta siempre en el pensamiento de Edu, también ponemos una playa, en Marbella nos conocimos y echamos raíces, y como casi todos los belenes, también tiene olivos, aunque a mí, me recuerdan al Jaén de mi infancia.

Algunas de las casas de nuestro pueblo ya las conocéis, pero otras las hemos construido este año, como la casa del zapatero.

O el nuevo telar que nos encontramos justo detrás de la cuesta que baja a la playa.

Bajando desde el castillo vemos la carpintería.

Y justo al bajar de la zona alta del pueblo está la villa romana.

También tenemos casas cueva, como la panadería.

Que este año tiene un nuevo horno.

La bodega, con el parral enfrente de ella.

O la tienda de cerámica, donde podéis ver alguna cerámica de Fajalauza.

La herrería va cambiando de lugar cada año, y este, está junto a la cascada, donde los pastores han parado a dar de beber a su rebaño.

La charcutería se encuentra a pie de playa.

Y la vecina del charcutero, anda lavando a su hijo, mientras su marido mueve el arroz que comerán en un rato.

En fin, mientras damos un último paseo por el mercado del pueblo y os enseño el puesto de flores, me despido de vosotros.

Recordándoos que en nuestro Belén siempre estarán los nuevos y viejos recuerdos que se van acumulando Navidad tras Navidad.

FELIZ NAVIDAD

Gracias, y si te gusta lo que ves, no olvides compartirlo.

4 comentarios en “BELÉN 2020”

  1. Es una preciosidad de Belén , y la cantidad de trabajos que hacéis ,acabo de ver el telar y esta fantástico .Feliz año nuevo 2021. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.