BELÉN 2017

BELÉN 2017

Como ya sabéis, nuestro Belén se pasea por diferentes rincones de nuestra casa y este año ha vuelto al salón, al lugar donde lo colocaba hace unos años.

Y como siempre el pueblo se ha adaptado al espacio que ocupa.

 

          

Por ejemplo: el río, que este año es un riachuelo, al que por supuesto no le faltan ni las lavanderas, ni los patos, ni su pequeño sauce llorón.

        

Sin embargo, el charcutero se ha construido un puesto más grande para tener bien aireadas sus morcillas y chorizos.

          

También hay quien ha aprovechado el cambio de ubicación para hacer pequeñas reformas en sus viviendas.

          

Siempre se deteriora algo de un año para otro y nunca esta de más darle una mano de pintura al hogar.

          

          

Y aunque el pueblo es un poco más pequeño, no le falta su mercado en la plaza ni una playa al fondo del acantilado.

          

Los pastores también han encontrado una cueva donde guarecerse este año.

          

Y con esto de que hay que empadronarse en estas fechas, siempre suele llegar algún parroquiano más al pueblo.

          

En fin, que como todos los años llega la Navidad.

                    

Y en nuestro portal se reúnen los pastores cantando alegres villancicos y esperando que el próximo año los llene de felicidad.

Si te gusta lo que ves, no olvides compartirlo.

5 Comments

  1. Precioso vuestro Belén costero!!!
    Nuri (Balky)
    Felices Fiestas!!!!

  2. Elena Gutiérrez Serrano

    Más grande, más pequeño, en un sitio o en otro… da lo mismo, siempre está precioso y lleno de vida, eso es lo que importa. Feliz Navidad! 🙂

  3. A mi me encantan los belenes .. pero si que hay que tener espacio yo tampoco tengo mucho .. este vuestro esta fantástico veo que no falta de nada . Feliz Navidad a ti y tu familia!!! . Besos

  4. Alexandra Martinez Del Valle

    Un pesebre hermoso, me remonta a mi infancia cuando con mi madre y hermanos hacíamos entre todos uno muy grande que era nuestro orgullo. Y luego la infancia de mis hijos que también ayudaban a hacer uno, en este caso más pequeño, pero en el que podían jugar si querían. Precioso de verdad 🙂

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *